#programación

Menú

Foco Dennis Hopper

Dennis Hopper nació en Dodge City (Kansas) el 17 de mayo de 1936. En 1954, la directora de casting Ruth Birch le ofreció una intervención de diez líneas en la serie televisiva Cavalcade of America y, poco después, el actor se hizo con un papel destacado, interpretando a un joven epiléptico, en el episodio de la serie Medic titulado «Boy in a Storm». Tras su emisión, en 1955, varios grandes estudios se pusieron en contacto con su agente, Bob Raison, interesados en negociar un contrato con Hopper. De este modo, ambos se presentaron en la Warner Brothers con objeto de reunirse con Nicholas Ray, quien por entonces se disponía a dirigir Rebelde sin Causa, y Hopper acabó firmando con esta casa un contrato típico de siete años que lo llevó a aparecer en He muerto miles de veces y, posteriormente, en la mencionada Rebelde sin causa, en la que representó el papel de Goon, adversario del personaje de Jim, interpretado por James Dean. Durante el rodaje, el propio Dean se convirtió en mentor de Hopper, además de hacerse íntimo amigo suyo, y fomentó el recién adquirido interés de Hopper por la fotografía y la dirección cinematográfica.

 

Después de Rebelde sin causa, tanto Dean como Hopper se trasladaron a Marfa (Texas) para rodar Gigante, dirigida por George Stevens y basada en la novela homónima escrita por Edna Ferber, que fue un éxito de ventas. Tras esta cinta, la Warner le concedió a Hopper un papel principal en Kings Row, serie televisiva dramática producida por este estudio para la cadena ABC. Asimismo, desempeñó el papel de Napoleón Bonaparte en La historia de la humanidad y apareció en un gran número de series del Oeste realizadas para televisión (Cheyenne, El hombre del rifle, Caravana), así como en las películas Duelo de titanes, con Burt Lancaster y Kirk Douglas, y The Young Land, en la que interpretaba el papel de malvado dándole la réplica a Pat Wayne. En el año 1958, la Warner cedió a Hopper a la 20th Century Fox para la realización de otra cinta del Oeste, Del infierno a Texas; sin embargo, a raíz de un fatal choque de personalidades entre Hopper y el director de la película, Henry Hathaway, Hopper perdió su contrato con Warner Brothers y fue expulsado de los estudios de cine por casi siete años.

 

Durante el rodaje de Los cuatro hijos de Katie Elder, Hopper empezó a desarrollar el concepto de La última película, que escribió en colaboración con Steward Stern, guionista de Rebelde sin causa. Ante las dificultades para encontrar financiación, se puso de manifiesto que la producción del filme no iba a salir adelante, de manera que Hopper aceptó un papel menor en la película psicodélica The Trip (El viaje), protagonizada por Peter Fonda, con guion de Jack Nicholson y dirigida por Roger Corman, quien les brindó a Fonda y a Hopper la oportunidad de dirigir una de las escenas. El viaje atrajo a un público nuevo formado por «espectadores antisistema» y sirvió para unir al equipo que más adelante iba a producir la decisiva Easy Rider (Buscando mi destino).

 

En 1968, Bert Schneider y Bob Rafelson accedieron a financiar esa «película de motoristas» que era Easy Rider, titulada y coguionizada por Hopper, Terry Southern y Peter Fonda, y el rodaje, en el que se empleó una cámara de 16 mm, comenzó de inmediato, con Jack Nicholson como actor elegido para desempeñar el papel de George Hanson. El interés que despertaba la película fue aumentando paulatinamente y la cinta llegó a ser seleccionada, como contribución oficial de los Estados Unidos, para el Festival de Cannes, donde fue galardonada con el premio a la mejor ópera prima. A partir de ahí, la obra batió récords de taquilla en todo el mundo y fue candidata a los Oscar en las categorías de mejor guion (Fonda, Southern y Hopper) y mejor actor de reparto (Nicholson).

 

El éxito financiero de Easy Rider sirvió para abrirles las puertas a otros realizadores noveles; así, Universal Pictures contrató a cinco directores entre los que se contaba Hopper, los llamados «jóvenes genios», que en 1970 volvieron sobre La última película y empezaron su rodaje en el pueblo peruano de Chinchero. Por otro lado, durante el proceso de edición, Lawrence Schiller y L. M. Kit Carson se presentaron en Taos (Nuevo México) para grabar un documental sobre Hopper, The American Dreamer, con guion de Schiller, Carson y el propio Hopper.

 

Aunque La última película se llevó el prestigioso premio CIDALC en el Festival de Cine de Venecia de 1971, el resultado no se anunció y Universal Pictures se negó a distribuir la cinta a menos que Hopper accediera a reeditarla, pero, en vista de la negativa de este, se le dio carpetazo al filme.

 

A pesar de haber suspendido el actor toda actividad artística ajena a la cinematografía, a principios de la década de 1970 se celebraron varias muestras en las que estuvo representado. También en esa década, Hopper siguió colaborando con distintos artistas de renombre; así, en 1971 Andy Warhol lo retrató en La última película y un año después trabajaron juntos en Mao (1972), serigrafía en papel producida por Warhol. Además, a lo largo de la década Hopper actuó en un gran número de películas, entre las que figuran Kid Blue, de James Frawley; Tracks, de Henry Jaglom; Mad Dog Morgan, de Philippe Mora, y El amigo americano, de Wim Wenders. Y por fin, en 1976, Hopper tomó un avión al municipio filipino de Pagsanjan para participar en la película de Francis Ford Coppola Apocalypse Now, que le brindó la ocasión de trabajar con Marlon Brando.

 

En 1980 recibió una invitación para desempeñar el papel de padre alcohólico en la cinta canadiense The Case of Cindy Barnes y, más adelante, tras tomar el relevo de Leonard Yakir, coguionista y director original de la película, reescribió el guion y cambió el título a Caído del cielo (en inglés, Out of the Blue, por la canción homónima de su amigo Neil Young). A principios de esa década, Hopper apareció en La ley de la calle, de Francis Ford Coppola; Human Highway, de Neil Young y Dean Stockwell; Clave: Omega, de Sam Peckinpah, y ¿Quién dice locos?, de Robert Altman. Además vivió su «redescubrimiento» como fotógrafo gracias a dos exposiciones en solitario que se organizaron en 1986: Dennis Hopper Photographs, presentada en el Arts Lab de Birmingham (Inglaterra), y Dennis Hopper: Out of the Sixties, en la Tony Shafrazi Gallery de Nueva York. En su momento el actor tomó la decisión de marcharse de Taos y se mudó al distrito californiano de Venice, donde adquirió uno de los tres estudios construidos por Frank O. Gehry y Brian Murphy; en su elección de residencia influyeron los gratos recuerdos que tenía de haber asistido, junto con James Dean, a recitales de poesía beat y actuaciones de cool jazz que tuvieron lugar en este distrito en el año 1954. Por último, en 1987 empezó a rodar Colors, con Sean Penn y Robert Duvall. Sin embargo, cuando al año siguiente se estrenó la película, en quince salas de California y Nueva Jersey se cancelaron las proyecciones por miedo a posibles actos de violencia pandillera.

 

A lo largo de la década de 1990, Hopper se hizo un hueco como consumado actor de género con su aparición en producciones cinematográficas y televisivas como Flashback, Héroes de papel, Paris Trout, Red Rock West, Doublecrossed, Amor a quemarropa, Speed, Busca y destruye, Waterworld, Carried Away y EDtv. En el año 2008 intervino en Sonámbulo junto a Charlize Theron; en Elegy, con Penélope Cruz y Ben Kingsley; en Hell Ride, con producción ejecutiva a cargo de Quentin Tarantino, y en Palermo Shooting, dirigida por Wim Wenders. El 26 de marzo de 2010, Hopper fue honrado con la estrella número 2403 del Paseo de la Fama de Hollywood. Falleció en Venice el 29 de mayo de 2010, tras luchar contra un cáncer de próstata.

 

(Adaptado de Dennis Hopper: A System of Moments, ed. Peter Noever, catálogo de exposición, Viena: MAK, y Ostfildern-Ruit [Alemania]: Hatje Cantz Verlag, 2001).

Leer más Ver menos