#updates

Los Bravú: “Del arte sacro a la subcultura urbana"

Noticias

En Santiago de Compostela coexisten, por un lado, el patrimonio arquitectónico y escultórico, siempre vinculado a esa imagen predominante de la ciudad, tan cercana a la religión y al turismo y, por otro, una amalgama de propuestas que conectan la ciudad con la actualidad, la emergencia cultural y lo social. En esta edición, Curtocircuíto ha querido aproximarse a esas dos caras de la misma ciudad. Al fin y al cabo, con sus pros y sus contras, es la ciudad en la que vivimos y en la que se celebra Curtocircuíto.

Hemos fotografiado una serie de esculturas singulares de la ciudad y le hemos planteado al colectivo Los Bravú que intervinieran esas imágenes buscando un puente entre esos dos mundos –casi antagónicos– de Compostela. Románico, gótico, barroco y neoclásico (periodos más abundantes) se funden en nuestra campaña 2022 con la subcultura urbana en una ensoñación dulce y sórdida.

La virgen embarazada de la iglesia románica de Santa María Salomé; las esculturas de Adán y Eva del gótico plateresco del Hostal de os Reis Católicos; el Atlas del Pazo de Bendaña, perteneciente al barroco; y las ánimas ardientes de la iglesia neoclásica de As Ánimas, son figuras icónicas para la ciudad, más allá de la imaginería hegemónica de la catedral, el Obradoiro y el peregrinaje. Son esculturas que tienen una significación particular y que siempre han despertado la empatía de las vecinas y vecinos de la ciudad. 

La fuerte vinculación de Los Bravú con Compostela (ciudad en la que vivieron durante mucho tiempo) y la reinterpretación constante del arte clásico y renacentista en su obra han sido determinantes a la hora de proponerles trabajar con cuatro esculturas de periodos artísticos diversos y retomar el soporte fotográfico, que ya habían empleado con anterioridad en su novela gráfica ¡MUJER! (Fulgencio Pimentel, 2016).  Como resultado, arte sacro, motivos decorativos prerromanos y la subcultura del urbana conviven armónicamente en una serie de cuatro obras que se convertirán en los carteles oficiales de Curtocircuíto 2022.

En palabras de Los Bravú “Acentuamos el juego de referencias en el que vive nuestra cultura contemporánea a través de la oposición y la asociación de ideas. Interferencias culturales que dan lugar al diálogo, cuestionando prejuicios artísticos como la concepción de alta y baja cultura o tradición frente a modernidad. Una acumulación orgánica de capas, como un hongo que se expande en una realidad donde el mundo tangible y el virtual se confunden.”