Películas

Todos las películas

Púlsar - Laura Huertas Millán

Historias naturales

Un hombre se arrodilla sobre libros para proteger la tierra que hay debajo de él, Wild Flowers bajo una rodilla y Dragonflies bajo la otra. Los libros son almacenes de información y cojines de pulpa de papel de celulosa, hechos de madera y hierbas como las que está explorando. Es un miembro de la Sociedad de la Historia Natural de Elmbridge, el sujeto de Black Pond (2018) de la cineasta anglo-argentina Jessica Sarah Rinland. La película sigue a la sociedad observando polillas, midiendo árboles y estudiando hongos. Arrodillado sobre los libros, el hombre representa algo que representan todas las películas de Rinland. Combinan lo físico con los libros, ambos son sensuales y están inteligentemente pensados. Grabado en 16 mm, otro tipo de celuloide, su material es una coalescencia de naturaleza y ciencia.

 

Al combinar elementos del documental, la narrativa de ficción, de las instalaciones artísticas y de la película ensayo, el vocabulario cinemático de Rinland es variado. Una película que hace un guiño a El acto de ver con los propios ojos (1971), de Stan Brakhage, Necropsia de una marsopa común (Viendo desde nuestros ojos a los de ellos) (2015), documenta una marsopa siendo disecada. Su visionado es a la vez visceral y sugerente: es un animal, es industria, es carne igual o diferente a la mía. En La expresión del ciego (2016), un hombre ciego explora una escultura con sus manos, recordándonos que aprendemos con nuestros cuerpos tanto como con nuestras mentes.

 

Jardines y museos aparecen en la obra de Rinland como espacios heterotópicos en el que coinciden especies o culturas. Enredos enmarañados de personas, animales, historia, conocimiento científicos y mitos transforman espacios en lugares. El antropólogo Tim Ingold describe lugar como una “red” de energías e intereses diferentes; Black Pond ejemplifica esto. Unas tierras comunales como las de Elmbridge una vez estuvieron ocupadas por los Cavadores, un grupo radical del siglo XVII cuyas campañas para reformar el orden social anticipaban el anarquismo moderno. Black Pond declina las cuestiones de los Cavadores con una preocupación contemporánea por el Antropoceno y la tecnología. ¿Qué es compartir la tierra? Pregunta Rinland, y compartirla con la flora y la fauna, con aviones volando por encima hacia Heathrow, y con restos de los Cavadores, quienes deseaban establecer “un tesoro común para el sustento”. El “tesoro común” presente en la obra es Rinland es como el “parlamento de cosas” de Bruno Latour: un coro de constituyentes animales, vegetales y minerales.

 

A Rinland le fascinan las aplicaciones prácticas de la ciencia, y cómo estas varían entre disciplinas. Un proyecto actualmente en desarrollo, Those that, at a Distance, Resemble Another, que está siendo hecho en colaboración con conservadores de museos, científicos, ceramistas y arqueólogos del Reino Unido, EE.UU. y América del sur. Durante el curso de la película son vistos trabajando manos, cinceles, máquinas y sistemas de conocimiento diferentes, y se crea una réplica de cerámica de un colmillo de elefante. El museo se presenta por un lado como un territorio común en el que la gente comparte el conocimiento, y por el otro, como un territorio en el que compiten disciplinas diferentes. Jugando con el tiempo reproduciendo un artefacto aparentemente antiguo, la película hace un guiño la prestidigitación y a las fabricaciones materiales propias del cine. El museo de historia natural, al igual que el cine, se muestra de una forma tan fabulosa como real.

 

La fábula y el humor nunca están lejos de las películas de Rinland, y la curiosidad las convierte en lugares irreales. Nulepsy (2011) es un retrato de 8 minutos de la necesidad patológica de un hombre de estar desnudo. Empezando a partir de preguntas aparentemente sencillas (“¿Cómo sería la vida sin ropa?”), Rinland desenreda infinitos hilos sociales e históricos: “¿Qué aspecto tiene el mundo desde la copa de un árbol?” genera No tan viejo como los árboles (2014), un retrato de un octogenario que pasa su tiempo libre subiéndose a árboles. “¿Qué es una ballena?” es el punto central de We Account the Whale Inmortal (2016), una película proyectada en tres partes cuyas imágenes y narración oral entretejen mito, historia, investigación científica y arte. Las imágenes contradicen frecuentemente a la información verbal, socavando juguetonamente cualquier verdad; los narradores de Rinland son tan poco fiables como elocuentes.

 

En un encargo para Channel 4 de 2016, El vuelo de una avestruz (Interior de la escuela), una niña tímida de 8 años ve un vídeo de naturaleza que la informa de que el avestruz es incapaz de hacer lo que hace tan famosos a los pájaros: no puede volar. Un animal análogo para extender las alas de uno, el avestruz, al igual que la chica, finalmente triunfa. La determinación de la niña trae a la mente a otra científica joven, el prodigio de la botánica de Adeline for Leaves (2014), y tal vez, a la propia Rinland. Con una curiosidad insaciable, sus películas están muy por encima de lo convencional.

 
Becca Voelcker

Artista y cineasta, Jessica Sarah Rinland ha exhibido internacionalmente en galerías, cines, festivales de cine y universidades, incluyendo NYFF, LFF, Róterdam, Oberhausen, Edimburgo y Mar del Plata. Ha recibido becas del Arts Council England y del Wellcome Trust entre otras instituciones. Sus Residencias incluyen: MacDowell Colony, Kingston University, Locarno Academy y Berlinale Talents. En 2016 exhibió una instalación en pantalla múltiple y aleatorizada de We Account The Whale Immortal en Somerset House, Londres. Actualmente es Artista Asociada en Somerset House Studios, y Film Studies Center Fellow, Universidad de Harvard.

 

https://jessicarinland.com/

Leer más Ver menos

Púlsar 1

NUMAX

Duración: 0